Ni niño, ni niña: registran a un bebé bajo la categoría ‘género indeterminado’

El bebé lleva en su documento del seguro de salud social la letra U del término en inglés ‘indefinido’ o ‘indeterminado’ (undetermined).

Kori Doty es un papá que vive en Canadá que se autodefine como “una persona transexual no binaria”. Hace poco, desató una pelea legal en su país ya que quiere que su bebé no tenga un género definido en su documento de identidad. El objetivo de Keri es que sea su hijo Searly el que lo decida en el futuro.

Searyl Atli tiene 8 meses y nació en la provincia de Columbia Británica. Desde aquel día de noviembre, Doty lucha legalmente para que cambien el género de su hijo al status de “indefinido” en el registro de identidad de las personas de su país.

Hasta el momento el papá ya ganó una batalla: en la credencial de obra social del bebé logró que colocaran una “U” de undetermined (indeterminado o indefinido) en el campo donde tendría que haber una “F” o una “M” que indique “femenino” o “masculino”.

“Estoy criando a Searyl de tal manera que hasta que no crezca y tenga el sentido de sí mismo/a y domine el vocabulario para decirme qué es, lo/la reconozco como un bebé/a y trato de darle todo mi amor y apoyo para que sea la persona más completa que pueda ser, fuera de la restricción que viene en la etiqueta de ‘niño’ o ‘niña'”.

Estas fueron las declaraciones que dio Doty a la cadena de noticias CBS hace algunos días.

El padre de Searyl también pide algo bastante curioso para que aún no se distinga su género. Cuando se lo nombre prefiere que lo hagan con el pronombre “they”, que en inglés significa “ellos” y no con “él” o “ella”.

No obstante, la provincia de Columbia Británica se niega a emitir una partida de nacimiento para Searyl que no indique su género, incluso habiendo permitido que su credencial social tenga la “U” para que pueda acceder al servicio médico.

De acuerdo a la abogada de Doty, Barbara Findlay, la provincia canadiense sólo “clasifica a los recién nacidos entre dos géneros”.

Sin embargo, algunos gobiernos provinciales de Canadá, como Alberta y Ontario, ya están evaluando sus políticas de inscripción de ciudadanos para la creación de un “tercer campo” en los documentos oficiales: el de género “no binario”.

Ya existen casos de esta política en algunos países como por ejemplo Alemania donde se aprobó una ley que les permite a los bebés hermaforditas (con características físicas de ambos sexos) ser registrados sin un género definido, pero no a un bebé con un sexo genitalmente definido, como es el caso de Searyl pero que su padre aún no reveló.

Doty es un activista de la Gender-Free ID Coalition y busca llevar a la Justicia de Canadá la iniciativa de no incluir ningún tipo de “etiqueta” de género en los bebés recién nacidos. ¿Tendrá éxito?

Tal vez los problemas actuales sobre la identidad de género surgen porque no se aprecia la diferencia entre “sexo” y “género”. “Sexo” hace referencia a diferencias genitales biológicas, mientras que el “género” se refiere a diferencias culturales o sociales y el rol que ocupa el individuo dentro de la sociedad.

La RAE es clara en las definiciones de ambos términos:

Sexo: Condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas.

Género: Grupo al que pertenecen los seres humanos de cada sexo, entendido este desde un punto de vista sociocultural en lugar de exclusivamente biológico.

Deja un comentario