Un feto salva la vida de su madre y la suya propia desde dentro del útero

Se trata de un caso clínico extraordinario que asombró a todo el equipo médico que atendió al bebé y a su mamá.

Un feto salva la vida de su madre y la suya desde dentro del útero

Este bebé salvó la vida de su madre y la suya al mismo tiempo. ¡Y desde la panza de su mamá! Los obstetras del Centro Hospitalario Regional Universitario de Lille, Francia, fueron testigos de un fenómeno muy raro que describen en la Revista Europea de Obstetricia, Ginecología y Biología Reproductiva.

El caso es de una mujer de 31 años de edad que pudo sobrevivir a una ruptura uterina provocada por el feto y que cerró la abertura con su espalda, evitando de este modo complicaciones que pueden llegar a ser fatales para la madre y el bebé.

Cuando la madre se presentó a la sala de emergencias, la paciente no mostraba ningún signo de alarma. Había llegado con dolores abdominales fuertes y repentinos, pero no eran indicadores de trabajo de parto ya que no eran provocados por contracciones.

Los médicos le suministraron analgésicos, pero como el dolor continuaba, los especialistas comenzaron a sospechar de un trastorno grave: una disección aórtica que puede dar lugar a hemorragias internas. Inmediatamente, se le realizó una angiografía en el servicio de urgencias. Este examen permite visualizar los vasos sanguíneos que son difíciles de observar con otro tipo de estudios.

Luego de realizarle los estudios se dieron cuenta de este caso tan inusual. La madre no sufría de una disección aórtica, sino de una complicación del embarazo mucho menos probable que afecta a menos del 1% de las mujeres que tuvieron cesáreas con anterioridad. El útero, debilitado por la cesárea anterior, se desgarró 10 centímetros a lo largo de la cicatriz.

Los síntomas de una ruptura uterina normal son bastante claros: dolor abdominal, disminución de la presión arterial, contracciones débiles y sufrimiento fetal. Sin embargo, todas estas señales y síntomas no estaban presentes ese día. Y por buenas razones.

El feto había girado dando la espalda contra el área del desgarro. Entonces, un efecto de succión hizo que la piel del feto rellenara herméticamente al abertura del músculo uterino evitando todas las complicaciones relacionadas y que permitieron posteriormente realizarle a la mamá una cesárea de urgencia a tiempo.

“¡Se trata de un caso extraordinario de ruptura uterina donde el bebé se salva a sí mismo! La aspiración completa de la espalda [del bebé] a través del desgarro impide la hemorragia, el prolapso del cordón umbilical y la pérdida del líquido amniótico, y por lo tanto ayuda a prevenir las complicaciones materno-fetales”, señalaron el Dr. Charles Garabedian y sus colegas en el artículo.

Deja un comentario