Una mamá advierte sobre el uso de un accesorio común tras la muerte de su bebé de 3 meses

Lo hizo a través de su amiga luego de que su bebé falleciera por asfixia. El posteo fue compartido más de 80.000 veces.

La mujer quiere alertar a todos padres después de que el bebé de su amiga falleció por asfixia cuando su vincha se deslizó de la cabeza y le cubrió la nariz y boca mientras dormía.

Si bien la publicación ya ha sido eliminada, el sitio británico Manchester Evening News informa que el posteo de la amiga de la madre había sido compartido más de 80.000 veces.

Leanne Wilson, de Glasgow, comentó que su amiga estaba “totalmente devastada” por la tragedia que sucedió después de dejar a su bebé Holly durmiendo por “sólo 30 minutos mientras se duchaba y cambiaba, olvidándose de quitarle la vincha”.

“Desgraciadamente, mi amiga acaba de perder a su hija de 14 semanas mientras pensaba que estaba durmiendo en su huevito de paseo luego de una larga caminata. Cuando fue a verla tenía la vincha sobre su pequeñita nariz y boca y no se movía… había muerto”.

Al parecer, cuando la madre regresó a su casa, se fue a duchar mientras su bebé dormía y en ese interín la vincha se salío de la cabeza y se deslizó hacia la nariz. Luego de 30 minutos, la mamá salió del baño y encontró a su bebé muerta por asfixia.

Casi 10.000 personas reaccionaron al posteo de Leanne. Sorprendentemente, muchas madres comentaron también que no se imaginaban que las vinchas podrían ser tan peligrosas.

“Soy una mamá muy cuidadosa y admito que nunca le he quitado a mis niñas las vinchas mientras dormían”, escribió una mujer.

“Mi más sinceras condolencias a la pobre mamá, y me gustaría darle las gracias por compartir esto en un momento tan devastador en su vida”, dijo otra.

Sheila Merrill, consejera de salud pública del RoSPA (Royal Society for the Prevention of Accidents), advirtió a los padres que deben ser muy cautelosos con este tipo de accesorios.

“Los niños pueden tragar, inhalar o ahogarse muy fácilmente con cosas que tienen a su alcance, ya que las agarran y se las llevan naturalmente a la boca. Una vez que el objeto está en su boca les resulta muy difícil quitárselo”.

“Los padres pueden evitar el riesgo de asfixia asegurándose de que los pequeños objetos y accesorios se mantengan fuera del alcance de los niños menores de tres años” advirtió Sheila.

Si bien la ingesta de un objeto extraño es algo que la mayoría de las mamás siempre controlan, algunos accesorios peligrosos pueden pasar inadvertidos. Por eso, nada mejor que verificar todo antes de dejar solito a un bebé.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *