Reflejos del bebé: 10 reflejos primitivos del recién nacido

¿Has probado los siguientes reflejos con tu bebé? La respuesta a ellos es un indicador del buen estado de salud de su sistema nervioso.

Al nacer, el cuerpo del bebé puede realizar cosas asombrosas y bastante complicadas para su corta edad. Sin embargo, ningún recién nacido tiene un control consciente sobre ellas.

Así que mientras los bebés se adaptan al nuevo mundo, se despliegan en el bebé diez reflejos innatos que los ayudan a sobrevivir durante los primeros meses de vida. Estos son denominados reflejos temporales, arcaicos o primarios y la respuesta a ellos es un indicador del buen estado de salud del sistema nervioso central del bebé. A continuación enumeramos cada uno de ellos.

1. Reflejo del enraizamiento

El reflejo de enraizamiento interviene en el acto de amamantar y es el más básico de los instintos de supervivencia. Desaparece aproximadamente a los 4 meses de edad. Puedes verificarlo tocando la mejilla del bebé y verás como se gira hacia tu mano abriendo la boca como para comenzar a succionar. Siempre buscará instintivamente el objeto de contacto moviendo su cabeza hasta que el objeto es encontrado. Después de familiarizarse con la respuesta, el niño se moverá directamente al objeto sin necesidad de buscarlo.

2. Reflejo de Moro

También conocido como ‘reflejo de sobresalto’, el reflejo de Moro se produce  cuando tomas al bebé en posición vertical y los sostienes con el brazo y una mano debajo de su cuello. Luego, al reclinarlo —como cuando lo dejas sobre una superficie— verás que las piernas y la cabeza se extienden mientras los brazos se sacuden hacia arriba y hacia afuera con las palmas hacia arriba y los pulgares flexionados. Es probable que este reflejo ocurra cuando la cabeza del bebé cambia bruscamente de posición, cuando se produce un ruido fuerte o un cambio rápido de temperatura. El reflejo de Moro alcanza su pico máximo cuando el bebé cumple el primer mes de vida y suele desaparecer a los 2 meses de edad.

Mira también:  El video de un recién nacido "caminando" causa furor en Internet

3. Reflejo de marcha

El reflejo de marcha ocurre durante las primeras seis semanas de vida. Puedes provocarlo si sostienes al recién nacido verticalmente y colocas sus pies en una superficie plana. Cuando las plantas de sus pies tocan la superficie, colocará un pie delante del otro acompasadamente, como si estuviera caminando, aunque no tendrá la fuerza suficiente como para sostener su propio peso. Si bien este reflejo desaparece rápidamente, reaparece como comportamiento voluntario alrededor de los 8 meses de edad, etapa en la que el bebé se preparar para caminar.

4. Reflejo plantar

Desliza un lápiz desde el talón del pie del bebé hasta sus dedos y verás lo que sucede: sus deditos se cierran y se arquea el pie, como si estuviera intentado asir el objeto entre la planta y sus dedos. Si en cambio, los dedos del pie se exientenden hacia arriba, el reflejo se denomina ‘respuesta de Babinski’. A diferencia de la mayoría de los reflejos, este perdurará toda la vida.

5. Reflejo de presión palmar

A menudo llamado ‘reflejo de agarre’, este reflejo se desencadena cuando se toca o presiona con un dedo, o con un objeto cualquiera, la palma del bebé. Sus dedos se cerrarán automáticamente para agarrar el dedo o el objeto. Este reflejo es tan fuerte que muchos bebés pueden incluso soportar el equivalente a su propio peso. Puedes invertir este reflejo si acaricias la parte posterior de la mano, liberando de esta forma el agarre. Generalmente desaparece a los 6 meses de vida.

6. Reflejo tónico del cuello

También llamado ‘reflejo de esgrima’ —por la posición que adquiere el bebé— este reflejo se evidencia cuando la cabeza del recién nacido gira hacia un costado. Cuando la cabeza gira, el brazo de ese lado sube y se extiende, mientas que el otro brazo se eleva y se dobla, adquiriendo así la postura tradicional de un esgrimista.

Mira también:  35 imágenes emocionantes de papás con sus bebés luego del parto

7. Reflejo de Galant

Se lo conoce también como ‘respuesta de incurvación del tronco’. Para provocarlo, pasa un dedo por la espalda de su bebé a lo largo de su columna vertebral y verás que curvará la espalda hacia el lado que se ha estimulado. ¿Por qué sucede? Según los especialistas este reflejo prepara el cuerpo para el arrastre y desaparece entre los 4 y 6 meses.

8. Reflejo de natación

El reflejo de natación se produce cuando colocas al recién nacido boca abajo en el agua. Al hacerlo, el bebé comienza a remar y patear como si fuera un movimiento de natación. Aunque puede parecer que estuviera nadando, el pequeño no podrá hacerlo por sí mismo. Es muy riesgoso probar este reflejo en bebés muy pequeños ya que pueden tragar mucha agua mientras están sumergidos. Desaparece entre los 4 y 6 meses de edad.

9. Reflejo de Babkin

Si aplicas una presión uniforme en ambas palmas del bebé, verás como surge el reflejo de Babkin: el bebé flexiona o gira su cabeza, abre la boca, o bien, hará una combinación de estas tres respuestas al mismo tiempo.

10. Reflejo del paracaidista

Este reflejo es una de las respuestas automáticas de protección del cuerpo ante la amenaza de una caída. Aparece cuando se toma al bebé de espaldas a nosotros por debajo de las axilas y se simula que se lo deja caer. Ante esta situación el pequeño reacciona estirando los brazos para protegerse. Aparece a partir de los 6 meses y persistirá toda la vida.

Deja un comentario