Mancha mongólica

La manchas en los recién nacidos son muy comunes pero a veces estas marcas pueden confundirse con hematomas provocados por el parto.

Mancha mongólica en el bebé

¿Qué es la mancha mongólica?

Es la lesión de la piel más frecuente en los recién nacidos. Tiene un color azulado, verdoso o gris, formas variadas, bordes difusos y se localiza en la zona de la espalda, glúteos, hombros y más raramente en los brazos, muslos y en los pies. Su medida puede variar de entre 4 y 12 cm. y muchas veces son confundidos con hematomas del parto.

Aparecen en el 90% de las personas de raza oriental, indios y raza negra y toma el nombre de mancha mongólica por aparecer con tan alta frecuencia en esa raza. En los caucásicos solamente aparece en el 1 y hasta el 5% de los casos. No tiene ninguna relación con la enfermedad del síndrome de Down o mongolismo.

Mancha mongólica ubicada detrás del brazo
Mancha mongólica ubicada en los glúteos.

¿Por qué se produce?

Es una acumulación de melanocitos (células que le dan el color característico a la piel y la protegen de los rayos ultravioletas) ubicados profundamente en la dermis, probablemente como resultado de su detención en la migración de la cresta neural a la piel durante la vida embrionaria.

Su color característico se debe al efecto Tyndall, en el cual los colores de longitud de onda corta, como el azul, son dispersados hacia los lados y en forma retrógrada, al tomar contacto con la melanina de la dermis, dan el color azul.

La creencia popular en muchas culturas orientales es que el alma no quería reencarnarse en ese bebé, y los espíritus superiores le dan una patada para empujarlo a la Tierra, dejándole un “moretón”.

También, la creencia popular los asocia a los antojos del embarazo que no fueron satisfechos oportunamente y que por esta razón sale una mancha por antojo frustrado. Por supuesto, nada de esto es real.

¿Cómo se puede quitar?

La mayoría de los padres se preocupan, creyendo que son hematomas por traumatismos del parto u otras afecciones en la piel cuando no es así.

Estas manchas no requieren de ningún tratamiento y se van a ir quitando a medida que el niño crece.

En todos los casos desaparecen espontáneamente en los primeros años de edad. Puede tardar hasta 10 años en borrarse totalmente, aunque la mayoría desaparece completamente antes de los 24 meses de nacido.

Un comentario sobre “Mancha mongólica”

Deja un comentario