Nació el primer bebé de un trasplante de útero realizado en Estados Unidos

La mujer recibió el útero de una enfermera de 36 años que decidió donarlo sin pedir nada a cambio.

Nació el primer bebé de un trasplante de útero realizado en Estados Unidos

Por primera vez en los Estados Unidos, una mujer dio a luz a un bebé a través de un trasplante de útero. La madre que mantiene su identidad reservada, había nacido sin útero y el año pasado fue sometida a una compleja operación, que aún se encuentra en fase experimental, en la que recibió el órgano de una donante viva.

Otro trasplante de útero exitoso

La intervención fue realizada en el Baylor University Medical Center en Dallas, Estados Unidos y este es el noveno bebé que nace en el mundo a través de esta técnica. Los demás casos exitosos se realizaron en el Sahlgrenska University Hospital de Gothenburg, Suiza.

El vocero del hospital, Craig Civale, confirmó que el nacimiento ocurrió el viernes pasado pero no precisó más detalles.

En octubre de 2016, la Universidad de Baylor anunció que este es el cuarto transplante de útero con donantes vivos realizado en los Estados Unidos, con el mismo enfoque que el equipo sueco. Los tres trasplantes anteriores, que no prosperaron por falta de irrigación sanguínea, involucraron a donantes que no tenían ninguna relación con la receptora —lo que se conoce como donación altruista de órganos. En cambio, las intervenciones que se realizaron en Suecia fueron de donantes vivas, en su mayoría de úteros provenientes de la madre o de una hermana de la destinataria.

“Este procedimiento da esperanzas a mujeres que no ya no la tenían”, dijo Colin Koon, uno de los miembros del equipo de cirujanos que realizó el trasplante, al Dallas Morning Report.

Sin duda, el transplante uterino es una nueva posibilidad para aquellas mujeres que no pueden tener hijos, ya sea por ausencia de útero congénita —como ocurrió en esta ocasión— o en los casos donde se practicó una histerectomía (extirpación del útero) por alguna enfermedad como el cáncer.

Aunque se sabe muy poco de la nueva madre, Time pudo entrevistar a la donante, Taylor Siler, de 36 años, enfermera y madre de dos hijos que donó el útero sin pedir nada a cambio. “Tengo familiares que tuvieron problemas para tener bebés, y no es justo”, comentó Siler a Time. “Simplemente creo que si podemos darle a más gente esta opción, es algo increíble” agregó.

La Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva dio un comunicado el viernes describiendo este acontecimiento como “otro hito importante en la historia de la medicina reproductiva”. Para las mujeres que nacen sin un útero que funcione bien, “el trasplante representa la única forma de poder llevar a cabo un embarazo”. El grupo está convocando expertos para desarrollar pautas para los programas que desean ofrecer este servicio.

Una práctica que ya generara controversia

Sin embargo, muchos consideran que esta cirugía no debe superar la fase experimental teniendo en cuenta otras opciones como la subrogación. Cuestionan si el deseo de quedar embarazada es equiparable a la cantidad de riesgos que implica un procedimiento de este tipo, tanto en la donante como en la receptora, como también los altos costos de la intervención y el gran número de especialistas que incluye.

Pero Vivian Ho, directora del Centro de Salud y Biociencias de la Universidad Rice de Huston, Texas, comentó que esta cirugía “no salva vidas pero crea vidas” y que “le servirá a muchas mujeres” que no pueden tener hijos y desean tener la experiencia de la gestación.

Las mujeres con útero trasplantado deben quedar embarazadas por fertilización in vitro (FIV) porque sus ovarios no quedarán conectados al útero donado. Por otro lado, no pueden tener el parto por vía vaginal y deberán someterse a una cesárea ya que el útero trasplantado es altamente delicado.

Todos los casos de trasplante uterino realizados en Dallas fueron financiados por la Fundación Baylor. Las pacientes solamente tuvieron que hacerse cargo de los costos de la fertilización in vitro, que en promedio cuesta unos 10.000 dólares.

Deja un comentario